jueves, 8 de abril de 2010

EL CHAQUE del NOVIO

Elegir ropa para una boda de día

En los difíciles años de guerra y postguerra con que finalizó la primera mitad del siglo XX, fue moda en España, entre las clases acomodadas, que los contrayentes vistieran "trajes de viaje", es decir, elegantes trajes de calle. Sin uno no desea vestir de etiqueta, ésta es también hoy una posibilidad, incluso para la boda religiosa y, sobre todo, en enlace civil. Con esta modalidad, resulta indicado un traje gris marengo o azul marino, con chaqueta de dos o tres botones y corbata de tonalidad más bien oscura.

Con todo, lo habitual es optar por el chaqué, en su doble vertiente de color negro o gris. En el primer caso, el chaqué es negro y pantalón a rayas, mientras el chaleco puede ser negro con ribete blanco, gris claro o "buff", entre amarillo y beige. La otra posibilidad, frecuente entre los ingleses, es el chaqué gris, especialmente adecuado para una boda de día; con esta prenda llevó al altar, para contraer matrimonio con el príncipe de Gales, Lord Spencer a su hija lady Diana Spencer.

Complementos, no obligados, del chaqué son chistera y guantes. La primera, negra o gris, se usa poco, tanto que las magníficas chisteras de seda, con vistosas "aguas", han dejado de confeccionarse, y tan sólo se hacen ahora en fieltro; si falta la costumbre, puede convertirse en un complemento embarazoso, y producir efecto contrario al deseado. Tampoco son imprescindibles los guantes, que pueden llevarse en la mano; para una boda, deben ser de color gris, en ante o cabritilla.

Corbatas chaqué


El chaqué y la corbata

El uso del chaqué ha conocido una evolución original: ha perdido frecuencia, pero, a favor de la mejora del nivel de vida y limitado a una mayoría de veces a ceremonias nupciales, el número de poseedores ha crecido extraordinariamente en el último cuarto de siglo. Los chaqués responden a dos modalidades: la más difundida es la del chaqué negro o gris marengo con pantalón rayado; mientras, rara entre nosotros, cuenta con gran tradición, entre las clases elevadas del Reino Unido, la de chaqué y pantalón gris claro. Para usuarios poco familiarizados con la prenda, la inmensa mayoría, se plantea el problema de los complementos y, en especial, de la corbata que deba acompañar a este traje de etiqueta, y en dicho plano también se ha producido una evolución digna de comentario.

Elegir corbata para el chaqué


Con un chaqué negro o gris marengo y habitual camisa blanca, la nota de color, sin quebrar la solemnidad y elegancia de la etiqueta queda a cargo del chaleco - puede reemplazarse el negro de ribete blanco por el gris o beige - y, sobre todo, de la corbata. Chaqué negro o gris oscuro y camisa blanca dan perfecta acogida y casan con infinidad de corbatas rayadas, a franjas o estampadas, además de colores vivos; y, en cuanto los últimos, convendrá que los motivos no reproduzcan animales u objetos concretos. Como se ha dicho, el fondo de las corbatas de seda puede ser roja, amarilla, granate o azul no excesivamente oscuro, y con dibujos igualmente varios (rayas, cuadros príncipe de Gales, cachemir o punteados pequeños o medios de colores vivos, etc). En cuanto a las franjas, la presencia del color blanco en banda amplia parece que deba reservarse a los chaqués negros o gris oscuro de lana fría utilizados en primavera avanzada, verano o comienzos de otoño. En suma, las sosas corbatas de color gris perla han cedido paso a una sinfonía de colores, con la sola cautela de que afirmen y no desvirtúen la condición de traje de etiqueta.



Elegir zapatos para llevar con chaqué

El chaqué, al igual que el frac o el esmoquin, es un vestimenta muy formal por lo que el resto de complementos que le acompañen deben respetar dicho carácter. Se trata del atuendo perfecto para el novio el día de su boda o por los testigos de la misma.

La primera consecuencia de este formalismo es el color de los zapatos con los que se debe vestir, siempre de color negro. El calzado apropiado para el chaqué es el de color negro, no admite más posibilidades. La opción más apropiada son los zapatos oxford, es decir, zapatos de cordones de costura prusiana ya que los blucher o de costura inglesa resultan más informales. También es admitida la elección de zapatos de hebilla o monks, pero por favor, nunca mocasines con chaqué. Tanto si nos inclinamos por zapatos de cordones como por unos de hebilla, deben ser lisos, sin ningún tipo de punteado o dibujo.


Camisas para llevar con chaqué: cuellos y puños

El chaqué es mucho más solemne y serio que un traje por lo que a la hora de elegir sus complementos debemos tenerlo en cuenta. Si vas a llevar chaqué, la camisa debe cumplir dos requisitos obligatorios, ser de puño doble y por supuesto, de cuello duro.

La camisa del chaqué tiene que ser de cuello duro, eso sí, el tipo de cuello, más abierto (cuello italiano o cutaway) o más cerrado (cuello inglés), dependerá de los gustos de cada uno. Respecto a los puños, siempre de puño doble con unos gemelos acordes con la formalidad del evento. Si se trata de una boda los testigos se pueden permitir más licencias que el contrayente.

Camisas para llevar con chaqué: colores y telas

En cuanto al color de la camisa, la de color blanco resulta siempre la más elegante y acertada. Si bien se admiten otras opciones como camisas con el cuello y los puños blancos con el resto de la camisa de color azul o rosa pálido ya sea lisa, de cuadritos o rayitas. También se puede llevar con camisas enteramente de los colores y dibujos citados, si bien vuelvo a decir, que para el novio en su boda, la mejor es la de color blanco. Y respecto al material, una 100 % algodón es seguramente la mejor opción, por favor nada de telas herringbone, twill u oxford.

Chalecos chaqué


El chaqué: elegir chalecos

El chaqué es la vestimenta que el novio, y en su caso los testigos, deben llevarlo en una boda, sin contar con otras ocasiones de cierto protocolo. Se compone de la levita, los pantalones y por supuesto, el chaleco.

El chaleco más clásico pero también elegante y acertado es el de color negro a juego con la levita, con él, se va sobre seguro. Pero existen más opciones aunque se debe tener cuidado para no meter la pata. Existe la posibilidad de que sea de botonadura sencilla o cruzado, y este último recto o con picos como el de botonadura sencilla. En cuanto al color, queda muy bien el beige, pero también el “buff” (entre amarillo y beige) muy típico del Reino Unido o el gris. Si el chaqué es gris, también debe serlo el chaleco. Nada de dibujos en el chaleco y por favor nada de botones forrados. Si te haces el chaqué a medida tú sastre puede aconsejarte de que estructura te conviene pero de todas formas marcas como Hackett ofrecen opciones atractivas.


Elegir zapatos para una boda

En una boda, tanto si eres novio, testigo o invitado, es decir, tanto si se va llevar chaqué o traje, el calzado más acertado son los zapatos oxford de color negro (ver foto). Se trata de los zapatos de cordones más formales, con costura prusiana, es decir, las dos partes de la pala que se juntan con los cordones están cosidas bajo la parte delantera del zapato. Es el calzado más apropiado para una ocasión formal como es una boda, si bien se admiten otras opciones como los zapatos legate, que son como los oxford pero con la costura de la puntera punteada. Otra opción válida son los zapatos monk, es decir, los zapatos de hebilla. Si eres invitado se puede llegar a admitir los clásicos mocasines o castellanos también de color negro si bien no es la opción más acertada, nunca con chaqué.

En cuanto al color de los zapatos para asistir a una boda siempre de color negro, queda realmente mal los zapatos marrones para acudir a este tipo de ceremonias.

Ropa boda: los testigos


La ropa de los testigos en una boda

Si eres testigo, debes vestir chaqué, eso sí, siempre que lo haga el novio ya que si el novio ha optado por traje en vez de chaqué, no sería apropiado que el testigo vistiera de manera más formal que el novio, y tendría que escoger un traje gris oscuro o azul marino.

Los testigos al no tener el protagonismo del novio, se pueden permitir más licencias con el tono del chaleco del chaqué y con el color de la camisa, aunque el clásico chaleco negro como la levita sea un opción perfecta. También es perfecta la camisa de color blanco pero también se puede elegir una de rayas azul claras. La corbata admite muchísimas posibilidades si bien hay que tener en cuenta el color del chaleco del chaqué.

Respecto al calzado, los zapatos han de ser de color negro, tipo oxford o incluso de hebilla, con los calcetines del mismo color.

Ropa boda: los invitados


La ropa de los invitados a una boda

Si eres un invitado a una boda, y no eres ni el novio ni un testigo, lo correcto es llevar un traje oscuro, ya sea de color gris oscuro o azul marino, de dos botones, si bien también puedes llevar uno cruzado o de tres botones.

La camisa debe ser blanca si bien se puede elegir una azul pálida, lisa o con finas rayas o cuadritos, y debe ser de puño doble, si bien el puño de botón no es lo apropiado tampoco desentonaría tanto. La corbata es de libre elección, si bien no se debe elegir ninguna de dibujo demasiado grande o exagerado.

Los zapatos siempre deben ser negros, oxford lisos o semi-brogue, nunca zapatos marrones, no son nada apropiados para una boda. Dichos zapatos deben estar a la altura de la formalidad del evento, por lo que su suela debe ser de piel y no de goma. También se admiten los zapatos monk o de hebilla. Los calcetines, deben ser de color negro al igual que los zapatos y el cinturón también debe ir a juego con los zapatos, eso sí, si bien hay quien opta por tirantes siempre de botones, nunca de pinzas..

Información relacionada con Ropa de boda: los invitados:




La ropa del novio en su boda

Para asistir a una boda nuestro vestuario va a variar en función de nuestro papel en ella, ya que si eres el contrayente se optará por el chaqué. El chaqué se compone de tres piezas, la levita o chaqueta, el chaleco y el pantalón. La levita es de color negro y el pantalón rayado, mientras que el chaleco permite múltiples opciones si bien se debe tener cuidado y no caer en excentricidades. Colores adecuados para el mismo pueden ser el beige o el gris, pero no falla el de color negro a juego con la levita, que aunque pueda parecer demasiado formal y clásico, siempre es acertado. El novio se puede permitir optar por un chaqué gris si bien éste es preferible para las bodas celebradas por el día.

La camisa siempre debe ser blanca si bien también se admiten combinar camisas de color azul pálido lisas o con finas rayas con el chaqué aunque esto es más apropiado para los testigos y no el novio, como en ocasiones las viste Carlos de Inglaterra, siempre de puño doble. El novio debe tener cuidado al escoger la corbata, preferiblemente de tonos discretos. Los zapatos siempre deben ser negros, oxford lisos de suela de piel pero también se admiten los zapatos monk o de hebilla, y con calcetines del mismo color.



El chaqué o morning dress

El chaqué o morning dress cuenta básicamente de tres piezas, de la chaqueta o levita, el chaleco y los pantalones. Puede ser negro o gris, si bien en una boda se supone que sólo puede llevarlo de color gris el contrayente y al que es muy aficionado Carlos de Inglaterra, con las tres prendas del mismo gris. En las carreras de Ascot es requisito indispensable para poder entrar al recinto. El novio debe llevar chaqué en su boda, al igual que los testigos de ambas partes. También se viste esta prenda en ciertas ocasiones protocolarias.

El chaqué: partes

Debido a la forma de la levita, de faldones oblicuos, también se le llama al chaqué, cutaway coat. El chaleco puede ser cruzado o con una línea de botones, y de corte recto o con picos. Respecto a sus colores, el más clásico y que no falla es el negro como el color de la levita, si bien también, son colores clásicos el beige y el gris, aunque permite otras opciones aunque se debe andar con cuidado y no caer en excesivas excentricidades.

Los pantalones son rayados, generalmente combinando tonos negros y grises, con la raya más o menos definida, con múltiples opciones. Sobre los zapatos que se deben vestir con el chaqué, se debe optar por unos zapatos oxford lisos siempre de color negro aunque también se admite los zapatos con hebilla o monkstraps. La camisa apropiada es la de color blanco, que según los gustos del modelo llevaran un cuello cutaway o uno más cerrado, siempre con puño doble. Si se quiere también se puede escoger el color azul claro con rayas o cuadros. En cuanto a la corbata, se optará por colores discretos teniendo en cuenta el color del chaleco escogido siendo especialmente elegantes las de cuadro príncipe de Gales.

Información relacionada con Chaqué:

-

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Moda

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites